DESMONTAJE DE ADIÓS, AYACUCHO

Adaptación de Miguel Rubio de la novela de Julio Ortega del mismo nombre.

 

Función: 7 de marzo a las 19:00 horas

Duración del espectáculo: 55 minutos
Público recomendado: Mayores de 13 años

Sinopsis: Augusto Casafranca comparte el proceso de creación de su unipersonal “Adiós, Ayacucho”, obra basada en la novela homónima de Julio Ortega. El actor indaga sobre los diferentes caminos recorridos para mostrar cómo una novela escrita para ser leída se convierte en una acción para una obra de teatro. El argumento cuenta la historia de un campesino muerto, mutilado y convertido en un montón de huesos que emprende un viaje de Ayacucho a Lima para pedir las partes de su cuerpo que le faltan para darse sepultura.

GRUPO CULTURAL YUYACHKANI
Elenco: Augusto Casafranca
Dirección: Miguel Rubio Zapata
Productora Asociada: Socorro Naveda
Directora Asistente: Milagros Felipe Obando
Técnicos de Escena: Jorge Rodriguez Chipana y Segundo Rojas

 

GRAN TEATRO NACIONAL
Escena: Alfredo Cueva Avellaneda
Iluminación y mecánica teatral: Guillermo Vásquez Flores, Luis Baglietto Kniep, Carlos Tasayco Tasayco, Daniel Moreno Linares, Omar Carrasco Villena, Marlon Franco Álvaro, Jorge Dutzan Roncoroni, Javier Díaz Aguilar, Francisco Díaz Aguilar y Diego Clavijo La Torre
Acústicas, electroacústicas y video: Claudio Orlandini Álvarez-Calderón, Jorge Torres Palomino, Félix Borrell Gisper-Sauch, Sandro Velásquez Chapa, Guillermo Ytozu Taira, Cristina Vitor Sánchez, Wilmer Rodriguez Quintana, Jimmy De La Cruz Suasnabar, Jim Moya Espinoza y Aiki Ishii

CULTURA 24
Productor general: Rafael García
Realizadores audiovisuales: Rafael Pastor, Robert Palacios y Favio de la Cruz

Augusto Casafranca

 

Actor. Integrante de Yuyachkani desde 1975. Quechuahablante.
Estudios en la Facultad de Antropología, Sociología e Historia en la Universidad San Antonio Abad del Cusco. Bachiller en Educación (Universidad Ricardo Palma, Lima). Profesor de Educación Artística con mención en Arte Dramático (Escuela Nacional Superior de Arte Dramático).
Su unipersonal “Adiós, Ayacucho” (1990) se ha convertido en un símbolo por excelencia de la lucha y defensa de los derechos humanos en el Perú, y ha recorrido casi todo el Perú, América Latina, Estados Unidos y Europa. Es creador de la conferencia escénica “Desmontaje de ‘Adiós, Ayacucho’”.

X