LA CAUTIVA « FAE

LA CAUTIVA

Teatro La Plaza

 
 

COMPRA AQUÍ

 
 

De Luis Alberto León.

 

Funciones

 

Domingo 10 de marzo a las 20.30 horas.

Lunes 11 de marzo a las 20.30 horas.

Lugar: Teatro La Plaza.

Duración del espectáculo: 100 minutos. Obra en un acto.

Público recomendado: mayores de 18 años.



Sinopsis

 

Perú, Ayacucho, 1984. En medio de la violencia del conflicto armado interno, una guerra que cobró la vida de miles de peruanos a lo largo de dos décadas, llega a la morgue de Ayacucho el cuerpo de una joven de catorce años. Ante la incredulidad del técnico necropsiador, la niña despierta y empieza a hablar. El joven tiene como tarea limpiar y preparar el cuerpo de la cautiva; el capitán y su tropa van a violarla. En un acto de compasión y valentía, el auxiliar se apiada de la joven e intenta salvarla transformando la funesta realidad en su fiesta de quince años.

 

 

Ficha artística y técnica

[Dramaturgia] Luis Alberto León

[Dirección] Chela De Ferrari

[Asistencia de dirección] Carlos Galiano

[Actores] Nidia Bermejo, Emilram Cossío, Rodrigo Rodríguez, Alaín Salinas, Jesús Tantaleán, Carlos Victoria

[Producción general] Mariana Soria

[Diseño de escenografía y vestuario] Chela De Ferrari, Luis Alberto León

[Diseño de iluminación] Jesús Reyes

[Diseño y producción sonora] José Balado

[Coreografía] Ana Correa

[Presentado por] Teatro La Plaza

 

Obra ganadora del Festival Sala de Parto del año 2013. Se estrenó en el Teatro La Plaza en 2014. Se presentó en diversos festivales internacionales como el Festival Santiago a Mil (Chile), el Cervantino (México), el Internacional de Buenos Aires (Argentina), el Festival de Teatro Iberoamericano “Adelante” (Heilderberg, Alemania) y el Festival Iberoamericano de Teatro (Bogotá, Colombia).

Por qué verla

La cautiva reabre el debate sobre el trágico episodio en la historia del Perú: la guerra interna entre los años 1980 y 1992. Inspirada en un testimonio de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR) sobre los casos de delitos sexuales ocurridos en el pueblo de Uchiza. Es una obra que invita a revisar un episodio sumamente doloroso de la historia reciente del país, que aún se encuentra en proceso de sanación.

Sobre la directora

Chela De Ferrari

Estudió pintura en la Universidad de Río Piedras, en Puerto Rico, y teatro en el Club de Teatro de Lima. Trabajó como directora del Grupo Extras en Córdoba, Argentina, y luego, como directora invitada, en el Centro Cultural de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Es fundadora y directora artística del Teatro La Plaza desde su creación en 2003. La programación, que incluye numerosas producciones, reúne textos clásicos y trabajos de nueva dramaturgia. En 2013 crea Sala de Parto, un programa para estimular el nacimiento de obras y autores peruanos, que premia anualmente diez obras por concurso. Algunos de sus trabajos como directora son La cautiva, de Luis Alberto León; Ricardo III, de William Shakespeare; La fiesta de cumpleaños, de Harold Pinter; El beso de la mujer araña, de Manuel Puig; La celebración, de David Eldridge; Coraje en el exilio, en homenaje a Bertolt Brecht, escrita y dirigida por ella; y El contrabajo, de Patrick Süskind, entre otras.

Dijo la crítica

“Es un viaje donde la línea entre la vida y la muerte se pierde; o en todo caso se vuelve confusa, vaga, borrosa; gracias a que el autor decide usar un tema como la visión escatológica tan presente en zonas como Ayacucho para hacer más interesante aún su historia […]. La cautiva es una obra que viaja entre lo onírico, lo psicótico, y las creencias del mundo propio de cada uno de sus personajes” (Blog: Mi reino por una entrada).

“Es una reflexión de los peores años y de la violación más brutal de la historia peruana. Por una parte, de cómo el país se desangró por el terrorismo y, por otra, cuál fue la cruel respuesta de los militares” (útero.pe).

“Es, realmente, una obra de gran impacto emocional. En la sala, se creó un clima de tensión que nos tuvo al borde de las butacas. Luego de treinta años, las heridas no se cierran. El pueblo peruano, al igual que el nuestro y que muchos de América Latina, recrea y construye la memoria colectiva a través del arte, como una manera de exorcizar a los demonios del pasado” (Diario de Cultura -Argentina).