LÍTOST, LA FRUSTRACIÓN « FAE

LÍTOST, LA FRUSTRACIÓN

Centro Cultural PUCP

 
 

COMPRA AQUÍ

 

País: Uruguay

De Jimena Márquez.



Funciones

 

Viernes 15 de marzo a las 20.30 horas.

Sábado 16 de marzo a las 20.30 horas.

Lugar: Teatro del Centro Cultural de la Pontificia Universidad Católica del Perú.

Duración del espectáculo: 70 minutos. Obra en un acto.

Público recomendado: mayores de 12 años.



Sinopsis

 

Una madre que no ha conseguido realizarse en la vida tuerce con su frustración los destinos de la vida de sus dos hijos, un bailarín y una coleccionista de palabras que no tienen traducción en otro idioma. Una pieza que oscila entre la oscuridad, el humor patético, la violencia, la danza y la poesía. Investiga los sentimientos más específicos del alma humana, centrados en el estado de “lítost”, palabra del idioma checo que hace referencia al momento en que el ser humano se hace consciente de su propia decadencia.



 

Ficha artística y técnica

[Dramaturgia y dirección] Jimena Márquez

[Actores] Gabriela Iribarren, Jimena Vásquez y Santiago Duarte

[Producción general] Carolina Escajal

[Diseño de escenografía] Gerardo Egea

[Diseño de iluminación] Inés Iglesias

[Diseño de vestuario] Gerardo Egea

[Diseño de sonido] Santiago Duarte

[Dirección de movimiento] Santiago Duarte

[Compañía] Medio Mundo Gestión Cultural

Proyecto apoyado por el Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay y el Instituto Nacional de Artes Escénicas.

Festival Internacional de Artes Escénicas 2018 (Panamá), Mirada Festival Iberoamericano de Artes Escénicas 2018 (Brasil).

Por qué verla

Lítost nos habla del entendimiento. A través de sus personajes, apela a diferentes lenguajes, como el corporal, el literario y poético, el coloquial, y cómo su coexistencia puede generar diferentes visiones sobre la realidad, que muchas veces, llegan a ser incompatibles entre sí. Es como tratar de expresar palabras que no tienen traducción en otro idioma.

Sobre la directora

Jimena Márquez

Profesora de literatura egresada de I.P.A. Actualmente coordina su propio taller intensivo de dramaturgia y se desempeña como docente de arte escénico en la escuela del teatro El Galpón. En 2009 obtuvo el Florencio en el rubro Revelación por la dirección y la dramaturgia de su pieza Cajas chinas, ganadora del concurso A Escena del MEC. En 2018 estrena La refinada estética de los hijos de puta en el Teatro Victoria, de su autoría, y obtiene la beca FEFCA, otorgada por el MEC en dramaturgia. En 2017 realiza su segunda dirección para la Comedia Nacional, con la obra de su autoría La sospechosa puntualidad de la casualidad; la dirección escénica de Montevideo, cuna de la Cumparsita en el Teatro Solís, con la Orquesta Filarmónica de Montevideo y de la zarzuela La verbena de la paloma con la Banda Sinfónica de Montevideo en el Teatro Solís. En el año 2016 realizó su primer trabajo con la Comedia Nacional, dirigiendo la pieza de su autoría: La duda en gira. Su pieza Lítost, fusión de teatro y danza urbana, estrenada en la Zavala Muniz, representó a Uruguay en los festivales internacionales de Rafaela (Santa Fe), Vicente López (Buenos Aires), Timbre 4 (Buenos Aires) y Festival de Artes Escénicas de Panamá. Su obra Te pasa algo cuenta con tres versiones argentinas y dos españolas y una mención especial en el concurso de textos teatrales de CO.FON.TE. La escritora de comedias resultó ganadora del concurso de obras teatrales inéditas del Teatro del Notariado y nominada al Florencio en la categoría Comedia. Dirigió el egreso de la generación 2012 del I.A.M. con la exitosa pieza El club de los idiotas, y, con la misma compañía, tras ganar el concurso de CO.FON.TE, estrenó El barrio de los solos en Teatro Alianza. En el rubro infantil, obtuvo dos veces el Florencio a mejor dirección, por El tesoro olvidado de la familia RTMFRJMK y Los músicos de Bremen, pieza por la que obtuvo también el Florencio por las letras de sus canciones y realizó la dramaturgia de Anina, el musical. Las tres piezas obtuvieron el Florencio a mejor espectáculo.

Dijo la crítica

“(…) se trata de una creadora sumamente irregular, pero también muy talentosa, y con Lítost, o la frustración (…) retoma su mejor camino como dramaturga. Dado el subtítulo de la obra La frustración, Jimena Márquez enfoca uno de los problemas más serios del hombre (…). Es un trabajo severo el que se propuso Jimena Márquez, porque no es sencillo manejar los extremos del absurdo como lo hace ella (…) o recurrir a la ironía en los momentos más crudos de la historia. Dejar incluso que se sienta algún toque de poesía, en medio de un drama que recurre también a elementos de patetismo, o corta abruptamente una situación para dar entrada al humor (…). La obra se mueve pendularmente entre la naturalidad y el absurdo, entre la sátira y el drama, y así funciona, así interesa, incluso atrapa al espectador (…). Gabriela Iribarren se regodea buceando en los rincones más íntimos de un personaje singular como ese que le ha tocado por suerte, un personaje patético que transforma su gran egoísmo en un escudo contra el padecimiento que le produce la visión de su propia miseria. De ahí el nombre de Lítost (…)” (Carve 850 am).