TODOS LOS SUEÑOS DEL MUNDO « FAE

TODOS LOS SUEÑOS DEL MUNDO

Teatro Británico

 
 

COMPRA AQUÍ

 
 

De Mariana de Althaus.



Funciones

 

Viernes 8 de marzo a las 17.00 horas.

Sábado 9 de marzo a las 20.30 horas.

Lugar: Teatro Británico.

Duración del espectáculo: 120 minutos. Obra en un acto.

Público recomendado: mayores de 14 años.



Sinopsis

Los actores ensayan para el último montaje de un teatro que pronto será demolido. La escena es de La habitación número seis, de Chéjov. Ellos son el gran y ya retirado Adriano Fontana y Pablo, el joven actor del momento. La escena se interrumpe gracias a las divagaciones mentales del viejo actor, a quien se le aparecen, vez tras vez, fantasmas de su pasado: su abuela, su madre y su versión de niño. Estas interrupciones, más la dificultad de aprenderse la letra y los lapsos inexplicables en los que Adriano se pierde en personajes teatrales de su pasado, son una tortura para Julián Reyes, el director y escritor de la obra. Julián, de la mano con Loreta, su fiel asistente, y Nora, la productora de este teatro en sus últimos días, se esfuerzan por limar asperezas entre sus dos estrellas, aunque cada uno tiene que lidiar con sus propias inseguridades.

 

 

Ficha artística y técnica

[Dramaturgia y dirección] Mariana de Althaus

[Dirección adjunta] Nadine Vallejo

[Actores] Alberto Isola, Gabriel Iglesias, Sergio Llusera, Matías Raygada, Sofía Rocha, Vanessa Vizcarra

[Producción] Británico Cultural

[Asistente de producción] Norma Tolentino

[Grabación y edición de audios] Eduardo Ortega

[Diseño de utilería y escenografía] Eduardo Camino

[Diseño y realización de títeres y teatrín] Beatriz Chung

[Diseño de iluminación] Micaela Cajahuaringa

[Diseño de vestuario] Magnolia López de Castilla

[Asesoría coreográfica] Mónica Silva

[Presentado por] Británico Cultural

 

Esta obra fue presentada en el Teatro Británico el año 2018.

Por qué verla

La obra habla sobre la dinámica de la creación teatral como un espacio privilegiado para observar asuntos que nos reflejan y nos importan a todos; temas que pueden ser abordados con la impunidad que da el escenario. Todos los sueños del mundo es una reflexión sobre el sentido que tiene construir esfuerzos colectivos no asociados a las exigencias del mercado, como el teatro. Nos interpela sobre los abismos que nos separan de las personas que pueden convertirse en nuestros espejos, y nos cuestiona sobre los caminos para acercarnos a los demás.

Sobre la directora

Mariana de Althaus

Dramaturga y directora de teatro. Bachiller en Literatura por la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) y actriz egresada de los talleres de Roberto Ángeles y Alberto Isola. En el año 2002 estudió Dirección en la escuela La Casona en Barcelona, España. Fue ahí donde dirigió su primera obra titulada En el borde.

Entre las obras más destacadas que ha escrito y dirigido en el Perú se encuentran Criadero, Ruido, El lenguaje de las sirenas, El sistema solar, posteriormente llevada al cine, y Padre Nuestro. Estas dos últimas obras fueron nominadas a los premios Luces del diario El Comercio durante los años 2012 y 2013.

Dijo la crítica

“La pieza es un reconocimiento al teatro peruano en la persona de Alberto Ísola. Es una puesta compleja, multirreferencial, metateatral, sinfónica y contrapuntística, que se da entre infinitos ensayos, repeticiones, regresiones, rememoraciones, apariciones, traslapes crónicos y descontextualizaciones, dentro de una estructura como de rompecabezas, que permite lucir el virtuosismo de los cinco actores y el esfuerzo del niño” (El Comercio).

“En esta sala de ensayo que se escenifica, se propone que parte del trabajo que realizan los actores requiere de un elemento clave, la empatía. Esa capacidad que permite ponerse en el lugar del personaje, comprenderlo y mirar el mundo a través de él. De alguna forma, para De Althaus, los actores son una suma de los personajes que representaron, que llevan una mochila imaginaria que se va llenando, con los años. Esa suma de lo vivido y lo creado” (Perú 21).

“Ella (Mariana de Althaus) le propuso hacer un montaje testimonial ─como otras de sus obras─, pero el resultado final resulta un homenaje al teatro peruano; además de una reflexión sobre la familia, los recuerdos y la necesidad de luchar por lo que uno cree” (RPP Noticias).